Google+ Followers

jueves, 24 de abril de 2014

EL MADRID ESTARÁ EN LISBOA.

Y estará a pesar de Chewing Gum, de su hipocresía y de su racanería táctica (sí, racanería táctica). Anoche ni Madrid, ni Bayern hicieron un partido digno de la competición más importante del mundo (ojo, en la otra semifinal ni Mou, ni Cholo les fue mucho mejor). Estamos asistiendo a las peores semifinales de la historia de la competición y es que muchos nombres (equipos, entrenadores y jugadores), pero muy muy muy poco fútbol. El Martes fútbol táctico y el miércoles fútbol hipócrita. Dos caras de la misma moneda.
Vamos a empezar por el partido del Martes. Gran expectación y luego nada de fútbol. Lo mejor de la primera semifinal fueron las horas previas. La vuelta de Mou a Madrid y la rueda de prensa donde una vez más se despachó a gusto contra la prensa que lo mató durante tres años en el Real Madrid (y todavía querían que les hablase en español). Pero a la hora de la verdad y cuando el balón echó a rodar tanto a Mou como a Cholo se les olvido el fútbol (demasiado miedo a perder el primer partido en ambos). Soy mourinhista y lo seré hasta que me muera, pero no me gustó nada como jugo el Chelsea, como tampoco me gustó como jugó el Atleti. El partido fue decepcionante en todos los aspectos... esperemos que en la vuelta se vea otra cosa porque si vemos otra vez lo mismo habrá media hora más de partido y posiblemente veremos hasta la fatídica tanda de penales. La conclusión del Martes es que el fútbol se quedó solamente en expectación y en ver otra vez a Mou en Madrid, nada más.
Y del partido de ayer, que decir que no se viese durante los noventa minutos. El Madrid se limito a defenderse nada más y a meter su gol en la única jugada clara que tuvo y gracias a un mourinhista como Coentrao (nunca antes 30 millones de euros fueron tan baratos y tan bien gastados) que llegó a la línea de fondo y tuvo la sangre fría de levantar la cabeza y poner un pase medido para que Benzema sólo la tuviese que empujar. Hasta ahí llegó el Madrid, por eso digo que este equipo estará en Lisboa (y todo será gracias a Mou y su legado) a pesar de Chewing Gum y sus planteamientos tácticos que cada vez son más racanos.
Ahora se da cuenta de que la posesión no lo es todo (y habla de entrenadores viejos que así lo decían). Odio la hipocresía, la odio como creo que todo el mundo también, pero a Ancianotti no le gana nadie. Cuando el italiano fichó por el Madrid lo primero que dijo es que el Madrid debía hacer un fútbol espectacular basado en un mayor control del juego y del balón (posesión) y no jugar tanto a defender y al contragolpe. Ayer y tras escuchar a Guardiola decir que el Madrid llego tres veces y marcó un gol (demasiado benévolo fue el del país pequeño, pues el Madrid llegó sólo una vez y gol, nada más) fue cuando el entrenador del Madrid (el del miedo en Dortmund y el de empezamos tímidos, ayer) dijo esa soberana chorrada de la posesión y quedó entonces retratado como el mayor hipócrita. Señor mayor, de verdad... deje de tomarnos por imbéciles porque ya no cuela por lo menos conmigo no, con sus fans y moja bragas funcionará, conmigo no. Ayer tuvo el Madrid un 29% de posesión de balón (la primera vez en la historia del Madrid que se tiene esa posesión tan ridícula), pero a pesar de esa ridiculez para algunos como Roncero, Chewing Gum dio un baño táctico a Guardiola (a algunos la grasa que tienen en la cintura es tanta que ya no sabe si la tienen en el abdomen o en la cabeza o en ambas zonas a partes iguales). Cómo puede ser que se diga baño táctico cuando sólo se tiro una vez a puerta y el resto del partido el Madrid se dedico a nadar y a guardar la ropa?. Dejemos de engañar a la gente y seamos serios.
El Madrid estará en Lisboa a pesar de todo y porque este Bayern está en defunción (y es que todo lo que toca Guardiola acaba en el cementerio antes de tiempo). El Bayern es un cabaret del Berlín de los años treinta, donde todo el mundo está en contra de quien entrena al equipo (Rumenigge, Oliver Khan,). El último en unirse a este selecto grupo cuya cabeza visible es el presidente del Bayern ha sido Thomas Müller. Anoche ya dijo que no entendía su suplencia en el Bernabéu. Y es que al del país pequeño le crecen los enanos en su propia casa y es que nadie entiende las cosas que hace (ahora ya por fin podemos decir que no se marchó del Barcelona por querer echar a alguna vaca sagrada, no. Se fue porque se cargó el vestuario y nadie creía en él) y ese juego de posesión, que posesiona mucho pero que tira poco a portería (este Bayern llegaría a la linea de gol y echaría el balón atrás para comenzar de nuevo la jugada... Rumenigge). Por eso Chewing Gum y su Madrid contrario a la posesión (hipocresía pura y dura), estará jugándose la Décima en Lisboa y frente a Mou (a ver entonces quien baña tácticamente a quien). Y es que este Real Madrid ha cambiado en una cosa importante con respecto al que dejo Mou. Este Madrid lleva todo el año sin tener un rival digno en toda la Champions, el único el Dortmund y sólo en Alemania porque en Madrid vino con la alfombra roja y eso le penalizó demasiado. Por esto el Madrid estará en Lisboa, no por juego, sino por alfombra roja.
Aun así deben ir al infierno de Münich y ahí pocas concesiones hará el Bayern (aún estando en pleno proceso de defunción). Sigo pensando que con este juego que exhibe el Madrid no le daría para eliminar al Bayern, pero claro... es que este no es el Bayern, lo han cambiado a peor.
Sólo espero que en la vuelta veamos más fútbol que lo visto en la ida y que pocas sorpresas haya. En Lisboa deben estar los mejores o por lo menos los que más se lo hayan merecido... uno es el Chelsea de Mou y el otro... la semana que viene se verá, aunque siendo justos el Madrid parte con ventaja, mínima pero ventaja.
Las espadas están en todo lo alto. Chelsea, Atleti, Bayern y Madrid. Hagan sus apuestas para Lisboa.